Enero17

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Dioses Hindúes.

¿Sabían ustedes que existen más de 330 dioses hindúes?
Pues bueno queridos lectores, esta cifra es cierta y hoy repasaremos un poquito acerca de estas entidades.

El hinduismo es una religión que se practica en todo el mundo, pero es especialmente común en India y Nepal. Según ReligiousTolerance.org, hay más de 950 millones de hindúes en el mundo y 1,5 millones de ellos practican en Estados Unidos. El hinduismo reconoce una deidad suprema, pero incorpora una creencia en muchos otros dioses como manifestaciones de esa deidad.


Brahama.
Considerada una de las tradiciones religiosas más antiguas, el hinduismo no cuenta con un dogma unificado, sino que se trata de un conjunto de creencias y cultos, sin una organización centralizada ni órdenes sacerdotales, producto de la fusión de las diferentes tradiciones de los antiguos pueblos establecidos en la cuenca del río Ganges. En la creencia hindú, detrás del Māyā, universo visible donde se suceden los ciclos de creación y destrucción, existe un universo eterno e inalterable, de carácter espiritual, al que los seres humanos aspiran alcanzar, para así abandonar el ciclo de reencarnación o samsara. 

Dios creador del universo, se le representa como un hombre maduro, larga barba, con cuatro cabezas que significan el gran saber, y cuatro brazos.

Brahama ve al mismo tiempo en las cuatro direcciones. Cada cabeza representa uno de los cuatro aspectos de la conciencia humana.


Estos se reconocen del siguiente modo:
 1- El ser fisico: relación corporal con la comida, ejercicio, sueño y sexo. El ser fisico se manifiesta a traves de la tierra, la materia y la madre.
2- El ser racional: el intelecto o logica condicionada de los procesos de racionamiento de un individuo.
3- El ser emocional: los estados de animo y sentimientos que cambian continuamente dentro de la persona. La lealtad y el amor estan influidos por el ser emocional.
4- El ser intuitivo: la voz interior de la mente consciente de una persona.


Vishnu.
En contraste total con Brahma, este es tal vez el dios más popular en toda la india. Su cargo es la preservación y alimentación del mundo. Se lo representa con cuatro brazos, en una mano sostiene un caracol (para anunciar su victoria sobre los demonios), en otra una rueda dentada que sirve de arma invencible, en la tercera un mazo(símbolo de poder) y en la cuarta una flor de loto, que significa pureza.

En los templos lo vemos generalmente acompañado de su esposa, la diosa Lakshmi. En algunas estatuas de Vishnu se le ve recostado sobre una gran serpiente enroscada que tiene una piedra preciosa incrustada en cada una de sus mil cabezas.
Se dice que el reptil, cuyo nombre es Anant o Sheshnag, flota sobre un mar de leche. Una escultura grande y bonita de este tipo la podemos ver en Budhnikanth, enKatmandú, Nepal.
En su papel de preservador, el dios Vishnu ha tenido nueve encarnaciones en la tierra. Cada vez que el equilibrio moral del mundo se vio amenazado, vino Vishnu a poner las cosas en orden.

Buda.
En los últimos dos o tres siglos antes de Cristo, el budismo casi reemplazo al hinduismo en laindia, y los sabios de esta última religión decidieron adoptarlo como propio para evitar perder a millones de personas que seguían a Buda.
Con el tiempo el hinduismo volvió a fortalecerse y el budismo casi desapareció de la india, desarrollándose más en otros países de Asia.
Después de estas nueve encarnaciones, dicen que Vishnu vendrá en la décima cuando los pecados del mundo sobrepasen todos los límites:
“…cuando disminuya la piedad, cuando el rango
De una persona dependa no de sus cualidades sino
De sus propiedades, cuando la pasión sea el único
Vinculo entre el hombre y la mujer, cuando la
Falsedad sea el insustituible medio de éxito y
Cuando la mujer se haya convertido en un objeto
De gratificación sexual…”
(¡Parece que el antiguo texto esta hablando de nuestro tiempo actual!)
Entonces vendrá Vishnu en forma de un guerrero llamado Kalki, montado en un impresionante caballo blanco y portando una reluciente espada en la mano. Recorrerá el mundo durante veinte años, destruyendo a los malos y estableciendo el reino de la verdad y la honestidad otra vez.

Ganesha.
Ganesha es una de las deidades más veneradas en la religión hindú. Es también una de las cinco divinidades principales junto a Brama, Vishnu, Shiva y Durga, que es adorada en el Pachayatana Puja. Es el dios removedor de obstáculos y señor de los comienzos, además de simbolizar la sabiduría, el intelecto, las artes y las ciencias. Ganesha es fácilmente reconocible por su cabeza de elefante y su prominente abdomen, la historia cuenta que luego de ser engendrado por la diosa Parvati, esposa de Shiva, para que guardara su intimidad, Ganesha no le permitió a Shiva entrar en los aposentos de su esposa mientras se bañaba y en un arranque de ira, éste le cortó la cabeza. Para calmar el dolor de su mujer Shiva mandó a que le pusieran la cabeza del primer ser que pasara por allí que era un elefante. La figura de Ganesha es rica en simbolismos, su cabeza de elefante describe la grandeza de su sabiduría y la paciencia mansa para lograr la iluminación. Posee un solo colmillo partido que indica su disposición al trabajo y al sacrificio. Las orejas grandes lo muestra siempre en escucha benevolente de las plegarias de los seres humanos, y el hecho de que utilice de montura un ratón, da constancia de su gran humildad. El culto a Ganesha es compartido por todas las denominaciones del hinduismo y prácticamente por todas las castas. En la devoción popular se suele acudir a él antes de empezar un negocio o de comprar un vehículo ya que sus devotos creen que les garantizará el éxito y la prosperidad.

Shiva.

Shiva, el tercer dios de la trinidad, es para sus seguidores el Mahadeva o Maheshwar, o sea el Gran Dios, siendo las demás deidades solo devas o dioses secundarios.
En templos antiguos dedicados a shiva, su figura aparece en los frisos, encima de la entrada, con los otros dos dioses de la trinidad a los lados, indicando su preeminencia sobre ellos.
Shiva es el dios de la destrucción, pero no por eso es un dios malo, ni tampoco esta a cargo de la muerte “normal” de los seres vivos; esta función la cumple el dios Yama.
 El trabajo de Shiva es mucho mas trascendental: el de traer pralaya, la destrucción de la creación, para que todo pueda ser creado nuevamente. Sin destrucción, no hay creación. Así que el papel de Shiva es primordial.
Shiva tiene muchas caras diferentes. La mitología esta repleta de leyendas donde alguien ora a Shiva y de el obtiene tal o cual don. Es generoso casi hasta el punto de ser engañado y se ha ganado el apodo de “Bhole Shankar” (el dios inocente). Todos son sus amigos, incluso los demonios y los malos espíritus.

Hanuman.
Hanuman es el dios mono, importante deidad de la mitología hindú y según la tradición la personificación del Karma Yogi o aquel cuya meditación y devoción son demostradas a través del servicio. Hanuman es un Vanara, hijo de Anjana y Kesari. Los vanaras, o moradores del bosque, eran simios humanoides de gran coraje. Entre sus poderes sobrenaturales estaba la capacidad de cambiar la forma, y las leyendas cuentan que Hanuman podía tomar tanto la forma de un gato para poder esconderse sigilosamente como de una montaña para mostrar todo su poder. Es el proveedor de coraje, esperanza, conocimiento y devoción. Se lo describe como un fuerte simio sosteniendo un mazo, símbolo de su coraje y con una imagen de Rama tatuada en su pecho. El Ramayana narra la epopeya principal del dios. Según la tradición, Brahma propició la encarnación del dios del viento, Pavana, en Hanuman para ayudar a Rama en su lucha con los poderes malvados y también lograr rescatar a su mujer, Sita, que estaba cautiva bajo el poder de Ravana, rey de Lanka. Sin dudar en sacrificar su vida y mostrando indiferencia a todo lo que no fuera servicio a Rama, también rescató a Shani, una de las principales deidades celestiales de la astrología hindú, asociada a Saturno, por lo que ésta le prometió que los que le rindieran culto se verían libres de la influencia negativa del planeta. En su honor se recita el Hanuman Chalisa, plegaria de alabanza que narra su vida y que puede durar hasta veinticuatro horas sin interrupción.