Enero17

miércoles, 6 de noviembre de 2013

La meditación, paz para el alma.


La meditación disciplina el espíritu, a muchos les parece que solo la gente con un alto nivel de misticismo o especial puede meditar, esto no es así, esa capacidad cualquier persona la tiene, pero difícilmente la tenga entrenada, a ningún sitio llegaremos si o damos el primer paso, lo elemental es buscar un ambiente no invasivo, por ejemplo, la sala del comedor no sería un buen lugar si sus niños están viendo televisión, busque un sitio tranquilo, donde nada interrumpa su paz, por lo menos si no es importante.



Tal vez ir a un parque o plaza donde podamos sentarnos, y concentrarnos en nuestros pensamientos, el verde contribuye al relajamiento y la concentración, el aire puro estimula la oxigenación de la sangre y nuestro cerebro funcionara con más eficacia, la inmensidad de la naturaleza, comparada con nuestros problemas siempre nos dan una nueva perspectiva, inténtelo, concéntrese, respire, purifíquese con unos minutos de ocio, de relajación, si puede quitarse los zapatos y sentir la grama en los pies será aún más placentera la experiencia, todos sabemos lo bien que se siente hacer esto pero no muchos se toma el tiempo de disfrutarlo, hágalo, eduque su cuerpo y mente para enlazarse unos minutos con la naturaleza, desarrolle hábitos de autosatisfacción, un estado de calma y relajación son ideales para la resolución de problemas, y si no tienen resolución poder tomar la actitud correcta, muchos dicen que hacer es lo que nos ayuda salir de los problemas, pero meditar nos enseña que y como hacer, lo que es mucho mejor.