Enero17

jueves, 16 de enero de 2014

Papa Francisco y sus vientos de cambio.



El Papa Francisco a causado por su forma de ser una revolución en la gente, hasta los que son agnósticos se muestran admirados por las declaraciones y sus consecuentes hechos que modernizan la opinión de la iglesia católica, sin renunciar a sus tradicionales dogmas, pero abriendo la mente y el corazón, interpretando el sentido de cada regla, dando una pincelada de humanidad al rostro de la iglesia, tradicionalmente sacra, dando su imagen de inalcanzable y lejana, Francisco le ha dado a la gente religiosa o no, un rostro más amable y conciliador en el cual reflejarse, un rostro amoroso para el desvalido, y un rostro amable pero con conceptos firmes ante quienes abusan de su posición socio económica o política.


Al parecer el Papa  Francisco está más interesado en la salud espiritual de su rebaño que en la política de estado del Vaticano, un líder religioso con atribuciones de jefe de estado, en lugar de un jefe de estado con tendencia religiosa.

¿Soportaran las altas esferas eclesiásticas y conservadoras este vendaval de buenas intenciones y cambios profundos?

Es obvio que como en todo ámbito en el que el hombre desarrolla sus actividades habrá superposición de intereses, oremos por Francisco y que Dios le permita hacer su trabajo a su imagen y semejanza.