Enero17

domingo, 30 de noviembre de 2014

La práctica de invocaciones espirituales.



En los últimos tiempos se practican invocaciones espirituales en diversos lugares y con mucha liviandad.


Escuchamos en un templo pentecostés, gritando que "el espíritu" llene el cuerpo que baje, que llene ese cuerpo dispuesto.... eso es una invocación, al llamar a ese espíritu estas dando permiso que ocupe tu cuerpo, y eso es todo lo que los múltiples espíritus que hay en nuestro entorno necesitan, solo necesitan permiso para entrar. Algunos cuando invocan en las iglesias no son precisos con lo que piden, y ahí está el enorme riesgo.


Otras formas de invocación son con el juego de la Guija, ese que se vende. El "juego" de la guija consiste en poner las manos sobre una pequeña plataforma que se desplaza lentamente sobre un tablero, movida por alguna fuerza misteriosa. El tablero está inscrito con números y las letras del alfabeto. Los jugadores esperan obtener respuesta a sus preguntas uniendo las letras sobre las que se mueva la plataforma. La "diversión" está en la curiosidad de comunicarse con algún espíritu que supuestamente revela secretos. Cuanto más parezca "funcionar", más la guija atrae y ata. Para algunos, esto desemboca en una obsesión.

Mucha gente se ve atraída por la posibilidad de contactar con un ser querido ya muerto, otros sólo por curiosidad y otros para pasar el rato. La famosa película "El Exorcista", aunque en algunos aspectos fue extensamente dramatizada al estilo Hollywood, está basada en un caso real de exorcismo en cual la puerta de acceso del demonio fue el juego de GUIJA. Allí se detallan los distintos procesos o estadios que se suceden en un caso de posesión, y que efectivamente acontecieron en este caso.




Hay diferentes sectas, africanistas, que juegan con el tema de la solicitud de ayuda "al más allá" que es también el acercamiento desmedido al mundo espiritual; sectas, religiones o grupos de práctica de meditación y movimientos de trascendencia del espíritu pueden ser un peligro espiritual. 




Otros juegos de invocaciones son los de velitas, vasos, lapices, etc, aunque todo parece muy inocente, no dejan de ser "llamados" a un plano espiritual, del que no tenemos mucho conocimiento y del que nos convendría mantener distancias prudenciales. 




El consejo a cada persona sea cual sea su práctica religiosa o creencia es evitar estos "acercamientos y llamados inocentes" al mundo espiritual... haciendo una comparación es como llamar a un desconocido a entrar a tu casa. Cuidado la biblia nos aclara como estamos rodeados: Efesios 6:12

"Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales."




Evita decir, pedir o invocar que tu cuerpo sea ocupado, llenado, usado o visitado por otro espíritu que no sea el que tienes asignado por el creador desde tu nacimiento, no des permiso a visitas indeseables, sé sabio.