Enero17

martes, 25 de noviembre de 2014

Tu vida consecuencia de tus pensamientos.


Cada persona tiene la facultad de crear su propio destino. ¿Por qué se puede afirmar que tu vida es consecuencia de tus pensamientos? ¿Tus pensamientos condicionan tu vida? 

Según va transcurriendo tu vida, tú te transformas en lo que reflexionas más a menudo, y también atraes lo que piensas más frecuentemente, de manera que todo lo que llega a tu vida, es porque tú lo has atraído previamente a través de las ideas que se forman en tu mente; de esa manera todo lo que piensas lo atraes hacia tu persona, ya sean pensamientos positivos o negativos. 

¿Podemos reprogramar el subconsciente para estar más sanos o ser más felices con nuestra vida?

Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño. Quizás te sientes enfermo y echas la culpa a otra cosa. Al cambiar estos programas erróneos en el subconsciente, puedes recrear toda tu vida. Hay varias maneras de hacerlo. Se piensa que, cuando la mente consciente registra algo, la subconsciente también filtra esa información, pero no es así. La mente consciente es creativa y la subconsciente trata de todos los hábitos. Si le enseñas al subconsciente algo diferente, se lo enseñas también a la consciente, pero no al revés. Por ello, la manera de reprogramar es repetir y repetir hasta que se crea un hábito. Si leo un libro de autoayuda, mi mente consciente dice: “Sé todo lo que hay en el libro y lo aplico”, pero la subconsciente no se entera de nada. Entonces, piensas: “¿Por que sé tanto y todavía mi cuerpo no funciona?”. Los pensamientos positivos, el conocimiento… solo funcionan el 5% del tiempo, pero el 95% son los hábitos que tengo desde mi niñez. Y esa es la razón por la que los pensamientos positivos no son suficientes.

Ayudan, pero no ves muchos resultados. Todo sigue igual hasta que no cambias el subconsciente.