Enero17

miércoles, 14 de enero de 2015

El karma según tu signo del zodiaco.

El karma ...ese resultado de tus acciones...o acción reacción puede estar condicionado por el signo zodiacal, te recordamos que debes pensar tambien en la combinación de tu ascendente, si lo conoces puedes leer tu signo de nacimiento y el ascendente.  ¡Ahora a conocer tu karma y trabajarlo¡ 


Aries
La impaciencia y agresividad
Para contrarrestar los efectos negativos del Karma el nativo de Aries ha nacido en un signo que le impulsa a ser imprudente, impulsivo e impaciente. Son esas cualidades las que deberá trabajar el ariano para que pueda triunfar en la vida. 
Tauro
La terquedad y la ambición
La lección en Tauro es superar las actitudes tercas y obstinadas, la ambición desmedida y querer que todo se lo hagan. Una vez resuelto ese problema el resto del camino está allanado. 
Géminis
La superficialidad y la inconsistencia
Superando las actitudes superficiales, el no juzgar a los demás por las apariencias y evitar saltar de una cosa a otra fortalece el carácter geminiano y transforma su karma negativo, en positivo. 
Cáncer
La susceptibilidad y el vivir en el pasado
El desafío que le plantea el Karma al signo de Cáncer es poder vivir más en el presente y no estar atado todo el tiempo al pasado así como su extrema susceptibilidad. Cuando supera esos obstáculos puede encauzar mejor su destino. 
Leo
La arrogancia y la intolerancia
A la actitud positiva y generosa del noble Leo se opone la arrogancia y la soberbia, creer que “se lo merece todo” no aceptar críticas y ser intolerante frente a los demás. Esa actitud le creará muchos problemas si no la supera y no es justo culpar al destino o al karma de las consecuencias de las mismas. 
Virgo
La actitud quisquillosa y áspera
Una cosa es buscar la perfección y otra hacer la vida insoportable a los demás con críticas constantes y una lengua áspera que confunde términos y piensa que es muy sincera cuando lo cierto es que es muy insensible o maleducada. Los problemas que se busque por esa actitud no son culpa de nadie, ni del karma ni de su mala suerte. 
Libra
La indecisión y la auto indulgencia
No saber qué hacer, estar siempre dudando y sobre todo dejar que la autoindulgencia cree aumento de peso, malos hábitos de salud o de vida y se pierda interés en todo. Cuando no se combaten esas tendencias se tiende a culpar al destino de los malos resultados que se obtienen en la vida. 
Escorpión
Los celos y los deseos de venganza
Los escorpiones deberán aprender que las actitudes posesivas y sospechosas, el no ser capaz de olvidar ofensas y buscar revancha siempre o los celos y conductas similares causan graves problemas en su vida, separaciones y dolor. Luego culpan a su mala suerte, de lo que ellos mismos se han buscado. 
Sagitario
La falta de tacto y el descuido
Hablar sin pensar, sin tener en cuenta los sentimientos ajenos, suponer que uno es muy “franco” y “no puede ser hipócrita” creando problemas en todas sus relaciones humanas, de trabajo, familiares, pareja, por esa actitud desenfadada e irresponsable. Dejarlo todo a la buena estrella con el llamado optimismo ciego. Una vez superados esos rasgos de la personalidad el camino del mejoramiento personal está asegurado. 
Capricornio
El pesimismo y fatalismo
Esa tendencia llamada “saturniana” de los capricornianos que lo ven todo con un tono pesimista y fatal. Las cosas negativas que les suceden las justifican diciendo que “es mi destino o mi Karma o no tengo nunca suerte” cuando lo cierto es que la mayoría de ellas no dependen de uno ni del otro sino de la actitud ante la vida. 
Acuario
La exageración y falta de emociones
Aunque Acuario es un signo universalmente expansivo que se ocupa de todos a veces esa actitud les hace parecer distantes, fríos, incapaces de darle atención a una persona en especial por estar ocupados en otras cosas. Esa manera de actuar unida a la exageración puede crear que un acuariano deje solo a su padre desvalido en su casa mientras está en la calle repartiendo panfletos sobre determinada causa. 
Piscis
El escapismo y la debilidad de carácter
Una cosa es soñar y alimentar el mundo de la poesía y el arte y otra vivir en una nube sin contacto con la realidad o dejándose manipular por los demás. Esa tendencia crea una actitud escapista y cuando no se combate poniendo los pies sobre la tierra causa serios problemas que luego se achacan al destino o al Karma.