Enero17

lunes, 15 de mayo de 2017

ESCORPIO Y BIODESCODIFICACIÓN


Este signo regido por Plutón simboliza a lo más doloroso del árbol genealógico.
Escorpio es el encargado de cargar con los secretos de familia: los amores prohibidos, los excesos sexuales, abortos, asesinatos, los extremos emocionales, los suicidios.

Es el signo al cual va a parar toda la basura social y familiar, pues está dotado para gestionar las culpas y vergüenzas, lo que nadie quiere ver ni asumir. 
Para administrar los desechos, Escorpio necesita de una gran cuota de fuerza emocional y de voluntad, atributos que le son útiles a la hora de hacer de puente entre el fin y el comienzo, entre la muerte y la resurrección.
La penetrante mirada escorpiana es indispensable a la hora de abrir el arcón de lo prohibido, de lo oculto, recorrer las catacumbas emocionales propias y ajenas y liberar los bloqueos que los restantes signos no desean enfrentar.
Dispuesto a meterse en el barro, a abrir la tapa del desagüe, este signo es quien asume la tarea de ensuciarse para liberar a la familia del pecado. Recuerda los hechos infelices, guarda las emociones no deseadas para asegurar la supervivencia del clan. 
El conflicto biológico del elemento agua es el de protegerse, Escorpio lo hace ocultándose o “haciéndose el muerto”.
Pertenece también a Escorpio, Plutón y casa octava, la concepción de un hijo en oportunidad de un fallecimiento, ya que el cerebro, frente a una muerte, produce un exceso hormonal que lo impulsa a hacer el acto sexual con la finalidad de reemplazar al miembro del clan que se despide, manifestándose en el síndrome del yaciente.
La culpa lleva a la paranoia y la paranoia al control: a este signo le va bien controlar, para saber si hay amenazas de las que se requiera defensa. 


Fuente: Astrologa Patricia Nor Saracho (facebook)